Blog de Astrología, Numerología y Tarot

viernes, 5 de agosto de 2011

Simbolismo de los Signos del Zodíaco por Robert Hand

  Pues aquí voy a exponer un resumen del simbolismo de los 12 signos del Zodíaco desde la perspectiva astropsicológica de Robert Hand.

 Aries
Los comienzos. Primitivo (ser el primero), crudo (energía pura, no dirigida), obstinado de manera inestable y cambiante. Puede ser asocial o antisocial; quiere libertad frente a las exigencias ajenas; no depende de la aprobación social y por ello es un pionero; pero tampoco le interesa ser razonable, prudente, oportuno, práctico y ni siquiera eficaz, de ahí que se abstraiga, centrándose en sí mismo. Sus emociones son principalmente entusiasmo, necesidad de hacerse valer y enojos de breve duración; a menudo compensa su impaciencia y su falta de persistencia y de tesón con un alto nivel de energía. Franco por naturaleza, es una influencia vitalizadora.

Tauro
Un recipiente o matriz que manifiesta de forma tangible las energías de Aries; posee una fecunda creatividad: desarrolla las energías que recibe y las configura, imponiéndoles su propio estilo. Estable, constante, persistente, limitador y restrictivo; terrenal y sensual; no especialmente social. Su influencia es lenta y deliberada.

Géminis
Rápida exploración mental, entendimiento rápido pero sin empatia, aprende con rapidez pero sin una profunda comprensión, siente curiosidad por su entorno aunque no lo evalúa en términos personales; sociable, pero se resiste a adquirir vínculos profundos que lo limiten; adaptable, evita las confrontaciones, pero también es inconsecuente e inconstante. Le gustan los juegos y las tretas. Una influencia aceleradora que lleva las energías planetarias a un nivel más alto y abstracto.

Cáncer

Sentimiento de formar parte de algo; relaciones emocionales, en especial con el pasado, la infancia, la familia, la madre, la comunidad o la tierra natal. Necesidad de seguridad emocional, de un entorno que apoye emocionalmente, y de relaciones personales que nutran afectivamente; si está satisfecha, esta necesidad se transfiere a los demás de tal modo que Cáncer, al brindarles estos beneficios, contribuye de manera vital a la cohesión social y se convierte en una influencia emocional protectora y positiva; pero si su propia necesidad emocional no se encuentra satisfecha, puede convertirse en una persona temerosa, codiciosa y posesiva de una manera infantil, que sofoca a los demás en vez de alimentarlos con su afecto, y sustituye el apoyo emocional que le falta por posesiones materiales.



Leo

Un ego bien desarrollado y una gran confianza en sí mismo, con una fuerte necesidad de expresarse, para lograr la admiración de los demás y también por una intransigente integridad personal que surge tanto de la fascinación que ejerce sobre sí mismo como del deseo de que los demás la compartan. Una necesidad de reconocimiento personal, de impresionar, de controlar su propio destino, de ser una persona auténticamente honorable e importante. La imagen de Leo es el rey o el Sol, fuente de energía y de inspiración para los demás. Puede ser arrogante si estas necesidades básicas no están satisfechas. Persistente y obstinado. Una influencia estabilizadora.

Virgo

El ego completo que llega a un acuerdo simultáneamente con el universo físico y con el social como inconvenientes a los que es preciso adaptarse, marcos de referencia para aprender a ser eficaz y realidades a las que hay que servir. Sumiso, eficiente, eficaz, necesita ser reconocido por la calidad de su trabajo; conformista, un tanto cauteloso y quizá temeroso, como si se lo castigara por los excesos de Leo. Recto y realista, busca la perfección, o por lo menos el éxito en el logro de los cambios que se propone mediante la autocrítica y el autoanálisis. Preocupado por la falta de fiabilidad del mundo físico, intenta lograr el control concentrándose en los detalles y no permitiendo que nada se le escape. Elevadas normas estéticas, pero no aprecia la belleza que no es funcional; es el signo de la artesanía y los oficios. Una influencia de precisión y cuidado.



Libra

La primera y más simple de las relaciones sociales, la de persona a persona; confrontación íntima. Hábil en el trato personal, toma la iniciativa mientras da la impresión de ceder. No puede imaginarse a sí mismo en un vacío, sino sólo en relación con otra persona; necesita relaciones de intimidad para comprenderse a sí mismo y para realizarse. Ama la belleza y la armonía y necesita el arte, pero es probable que no aprecie ni tolere los contenidos artísticos fuertemente emocionales. Una influencia más ligera y no tan grave, y socializadora a través de las relaciones.

Escorpio

La muerte y la transformación del ego por medio de la fusión emocional con otros egos. Místico, capaz de ver cómo funciona el poder de transformación en la realidad cotidiana. Los elementos trascendentes de la sexualidad. Profundamente relativista, no ve diferencia entre el bien y el mal, y acepta y aprovecha las vivencias de muerte en aras de la resurrección que viene después. Avido de vivir con intensidad y dramatismo, ama la emoción y el misterio. Generalmente no es de apariencia atractiva ni espectacular, pero disfruta de las confrontaciones y de la lucha. Con frecuencia se lo interpreta mal porque sus percepciones y sentimientos son difíciles de analizar y de comunicar; es probable que él mismo se reproche por ello y lo compense con el sigilo. Una influencia emocionalmente intensa para la transformación.



Sagitario

Aprende a entender su propio contexto social, y dentro de él a expresar lo que quiere, en función de principios abstractos y de pautas generales, sin entrar en los detalles de la puesta en práctica. El primer tipo es idealista y un enamorado de la libertad, ávido de autoexpresión y de reforma social. Renuente a dejarse atar por las relaciones o la tradición. El segundo tipo está felizmente integrado en el orden social y desea ser socialmente útil y actuar como portavoz en pro de la cohesión social; le atraen la ciencia, la filosofía, la religión u otras disciplinas mediante las cuales puede estudiar y descubrir la recíproca relación de todas las cosas; prefiere la sabiduría al mero conocimiento; es más coherente que el primer tipo y está más dispuesto a encarar los detalles de la puesta en práctica. Una influencia para el aumento de la libertad.

Capricornio

De fuerte orientación social, se siente más cómodo coincidiendo con el consenso social sobre lo que es real, importante y aceptable. Fuertemente influido por las figuras de autoridad. Necesita controlar y ser eficaz en los aspectos prácticos. Como representante del orden social, le interesa más la puesta en práctica de la realidad consensual que los principios abstractos en sí. Excesivamente serio, justifica el juego y racionaliza el placer sólo por su aporte social; su extraño sentido del humor tiende a ser autorreprobador. Actúa como influencia para la realización en conformidad con la realidad consensual.

Acuario

Completa la socialización de los diversos aspectos del yo que se han ido construyendo a lo largo de los signos precedentes. El individuo como miembro cooperativo del grupo; gregario, disfruta de las interacciones sociales, valora las amistades, respeta el esfuerzo colectivo; necesita la interacción social para au todefinirse, pero después tiende a dominar el grupo; obtiene su sentimiento del yo de la identificación con el grupo o con las necesidades sociales. Es amante de la libertad en cuanto libertad para cambiar la sociedad con objeto de adecuarla a sus ideales fijos y a su concepto de la perfección. Se encuentra más cómodo con la amistad que con el amor. Una influencia social mentalmente activa, pero emocionalmente árida.

Piscis

En el tipo avanzado: trascendencia del yo, subordinación al universo y a lo que éste encarna, entrega del alma a Dios. En el tipo primitivo: la etapa embrionaria previa a un nuevo comienzo. Como el ego y el sistema de la realidad no están claramente definidos, el nativo es muy imaginativo, y sin ser autoafirma- (ivo, es algo peculiar. Sumamente receptivo a la influencia de los demás, tanto puede ser una víctima pasiva que se niega a asumir responsabilidades (el tipo primitivo) como un buscador de la verdad en un nivel espiritual profundo, y posiblemente hasta un mártir de la verdad (el tipo avanzado). Es probable que perciba realidades alternativas, y esto, en el tipo primitivo, será causa de confusión. Tiende a refugiarse en un mundo interior particular y distante, que en el tipo primitivo puede ser mera fantasía. Con frecuencia se siente atraído por el servicio social: los tipos primitivos pueden cultivar un egotismo encubierto, asegurándose de que sus pupilos se mantengan en situación de dependencia. Una influencia que reduce la autoridad, pero favorece la receptividad y la empatia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡ATENCIÓN LEA ESTO ANTES DE PUBLICAR SU COMENTARIO!
Si quiere puede dejar su opinión o testimonio. No obstante, deseo advertir que no daré opiniones sobre casos particulares, ni atenderé consultas astrológicas. Ya que esto se debe realizar en el ámbito de una consulta profesional.

Segundo Ruiz. Con la tecnología de Blogger.

© El Mundo de Segundo, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena